martes, 28 de junio de 2011

Tributo a Jerry Boys


Rubén González
"Introducing..."
(World Circuit, 1997)

Hace poco terminé de leer "Bicicletas Blancas", de Joe Boyd, en el que el productor norteamericano rememora distintos episodios de su carrera que tuvo la fortuna de compartir con gente como Hendrix, Fairport Convention, Nick Drake o The Incredible String Band, entre muchísimos otros. Una lectura muy agradable que me ha dejado con ganas de escuchar muchos discos que conozco de pasada o con los que directamente no he tenido ningún contacto. En fin. En las páginas finales del libro Boyd habla de su relación con Nick Gold, el capo del sello londinsense World Circuit, responsables del lanzamiento internacional de algunos de los mejores artistas que han salido del denominado Tercer Mundo (primero, si evaluamos su contribución a la historia de la música popular): Ali Farka Toure, Orchestre Baobab o el proyecto Buena Vista Social Club. Al analizar el impacto y popularidad que obtuvo este disco que capitaneó con mano maestra el músico californiano Ry Cooder, Boyd comenta que gran parte del éxito reace en el técnico de grabación, Jerry Boys, y su destreza a la hora de grabar música en vivo a través de consolas analógicas. Boyd llega a decir que si este disco lo hubiera grabado otro ingeniero no hubiera tenido la mitad de éxito (nunca lo sabremos). No es que sea muy tiquismiquis con el asunto de la calidad de las grabaciones (he escuchado demasiados discos de Dinosaur Jr, supongo), pero sí que me habían llamado la atención lo condenadamente bien que suenan los discos de Ali Farka Toure y, sobretodo, Buena Vista Social Club, que eran los discos que conocía en los que había intervenido la mano maestra de Jerry Boys. A raíz del comentario de Boyd me puse a investigar en la red (inserte su comentario de alabanza a las posibilidades que nos brinda el uso de las nuevas tecnologás aquí) y últimamente me estoy dando un verdadero festín sensorial. Y es que los discos grabados por Boys suenan en tres dimensiones. Ya llevo unos cuantos y los vamos a ir poniendo por aquí.
El primero es el de Rubén González, un músico que ya tenía una larga y exitosa carrera musical a sus espaldas cuando colaboró con el Buena Vista Social Club. Nick Gold, Cooder y Boys quedaron prendados con el veterano pianista y decidieron improvisar la grabación de un disco (que finalmente fue grabado en vivo en dos días!). González vivía en una situación ciertamente precaria para un pianista: no podía tocar su instrumento en casa porque no tenía ninguno! (aunque nadie lo diría escuchando el disco). El resultado es una auténtica maravilla, un verdadero viaje al pasado de la música cubana (que supongo que forma parte ineludible del presente, porque como dice Boyd, Cuba ha permanecido en una espcie de burbuja temporal que ha posibilitado la supervivencia de este tipo de sonidos). Standards de la música cubana de tintes lounge y jazz se entremezclan con unos cuantos originales del propio Gonzalez, dando como resultado un disco soberbio. La excelente labor de recording de Boys añade profundidad y amplitud a la música que estos veteranos músicos cubanos interpretan con maestría.

Lo podeis descargar de esta página.

domingo, 26 de junio de 2011

Silver Antlers: interview



Silver Antlers hacen música para los sentidos. Sus canciones se despliegan con parsimonia y te transportan mentalmente por encima de vastos paisajes naturales. Una arrebatadora mezcla de shoegazing, kosmische musik y ambient que ha situado al grupo en el punto de mira de los aficionados a bandas como Emeralds, Tarentel o Stars Of The Lid. Los caminos del facebook facilitaron el contacto que posibilitó esta breve entrevista (si necesitais traducciónescribid un comentario), en la que nos pone al corriente sobre la escena de Salt Lake, sobre la influencia del entorno geográfico en la creación artística, digital vs analógico, etc...
Os podeis descargar el fantástico último disco del grupo, "Pulling Diamonds From Dirt", de su propio bandcamp.

...............................................................................

First of all can you tell us a little bit about the history of the Silver Antlers project (releases, other projects, etc..)? When did you start playing this kind of music?
 
I used to play in a sorta dance punk band that turned into a noise kinda thing or something? I dunno. It was music is all that really matters. It was also fun, which matters even more. After that group disbanded I had a bunch of money saved up and decided that I wanted to make my own music so I bought recording equipment and a lot of gear that I'd been really interested in using. Around that time I started having these sort of reoccurring dreams that all existed in this similar world, so I decided to create a soundtrack to that world and that is mostly how Silver Antlers started. Silver Antlers is just the name for all work created by me in any medium. I released my first album under the moniker of Silver Antlers titled Black Blood of the Earth, but back then I was in a much darker emotional space, and that is reflected in the sounds that were created in that time. Since then things have lightened up and the new sounds represent where I'm at now. A much more peaceful zone, I guess. 
 
Salt Lake City is not a city well known for its kosmische-drone oriented music, but I understand that you guys are kind of building a scene up there. Is that true?
 
There are so many beautiful and absolutely incredible sounds coming out of Salt Lake City right now, and a lot of close friends(family) are making them. Some of my favorite people and close friends are also some of my favorite musicians working currently. To name just a few, Seven Feathers Rainwater send me to a different place in space every time I see them live. If you have not heard their record, it is imperative that you do (and PLEASE see them live!). Brilliant people, lovely people, favorite people. Stag Hare is also one of my favorite humans on the planet, and his work is absolutely astounding (get ready for his new album Spirit Canoes, world... it is something to behold and swim deeply in). WYLD WYZRDZ, who also operates the absolutely incredible Inner Islands record label (which will release Stag Hare's Spirit Canoes) has been making some of my favorite music as of late. Amazing person, amazing ear for beautiful music, and all around an incredible musician. His music could lull me out of the darkest void. There are so many lovely things happening in this area of the US, and I hope more people can find out about it all. These sounds are very important.
 
Do you think that your geographical surroundings (plane mountain views, lakes, etc..) influences your music? I have always thought that the music you do can not be created in an urban landscape.
 
I think that it's definitely possible to create anything out of where you are, as long as it's honest to you, but environment definitely has something to do with the final product for me. I feel a strong connection to the lake (that being, the Great Salt Lake), the enormous and humbling mountain range, and the wooded areas. There is something mysterious about these areas. I think the connection to all living things is extremely important, and to live without those connections can be depriving (for myself, not all artists). I, personally, thrive on those mysteries and that unknown world. It's something to explore and something to discover, ultimately. It all translates, and if these zones resonate with you, you will push that connection into your art whether it's voluntary or not.
 
I´ve watched some videos of Silver Antlers playing live and was surprised to see that it´s not a one man band. Do you approach your live shows differently than recording?
 
For the most part when playing live Silver Antlers is only me, but there have been certain times when I've invited up to 8 musicians to play live with me. For a while I was having a friend from Seven Feathers Rainwater play with me at most shows. It mostly just depends on how I'm feeling about the show, and also if I'm feeling like the show could use more people filling in any gaps. I would say 85% of the time it is just me... though I really enjoy playing with other people. There is something about the mental communication between playing with friends that is so amazing, and also impossible while playing alone. Recording is definitely a different animal. That process is kind of like building the skeleton for what will happen on stage, and learning from performing live where the song will go in the recording process. A lot of learning and discovering through both processes and building off of them back and forth. 
 
I got to know Silver Antlers through a description I read in a blog that compared your music to Terakaft, a band from the north of Africa that I really like. Do you know them? Are you into African/desert blues music at all or the resemblance is a mere coincidence?
 
I have actually never heard Terakaft, but "African/desert blues music" sounds really up my alley, and I would LOVE to hear that sometime. I imagine this was a review of my older music. That, at least, sounds more like some of the stuff I was working on when I released Black Blood of the Earth and the split I did with Seven Feathers Rainwater. 
 
What kind of art do you consider an inspiration for your music? Do you follow the contemporary music scene or you focus on the older stuff?
 
Oh, man... such a broad question for me. I love so many forms of art that it's hard to say what is currently inspiring to me. As far as visually, Andy Goldsworthy has been a big influence on me. I really love the idea of creating fleeting pieces of art that last until the elements take them. If you've never seen his work I highly suggest checking it out. It's all really beautiful. I listen to a handful of older stuff (Dylan, Neil Young, Velvet Underground, etc.). I have been listening to a lot of Brightblack Morning Light, which is always blowing my mind. Everytime I listen to them the world sorta slows down and takes a breather. Been listening to a lot of My Bloody Valentine as well. I really love their approach to textural sound. Lots of others as well. Aside from that, I listen to a lot of music friends of mine make. Very special things are happening, and it's really exciting to know that my friends are making most of the music I listen to.
 
What´s your point of view on the current situation regarding MP3s and records? Are there any record stores in Salt Lake? Do you download music?
 
Personally, I think file sharing is a great thing. Most people would probably never hear my music without it. If people hear my music and don't have the money, but want to hear the songs I highly encourage downloading them. Have at it! I have a bandcamp page to stream all the songs I create as well. All I really want is for people to hear the vibes I am sending out. If people feel inclined to pay for my music (thank you in advance! Love you!) I am totally down with that, but to be honest... all I want is for people to hear it and hope it makes an impression. I download music all the time. If something hits me hard, I buy it. I don't expect everyone to be on that page though. In closing, I love all of ya. (Sorry to not answer the record store question... not a lot of legitimate record stores in Utah...) 
 

viernes, 17 de junio de 2011

Unos garbeos por el Primavera Sound 2011


A estas alturas ya habréis leído unas 371 crónicas sobre el Primavera Sound 2011, la edición que pasará a la historia por el colapso en las barras del primer día. Muchísima gente para arriba y para abajo; más o menos igual que en ediciones anteriores (según mis standards un concierto con más de 150 personas ya es un mogollón). Poca comida, mucha bebida, mucho patear para arriba y para abajo, mucha gente guapa y joven y trendy y también unos cuantos conciertos realmente buenos. Muchas conversaciones de dos minutos con gente que hace tiempo que no ves, una lástima no poder charlar más tiempo. Tios con bigote. Muchos tios con barba. Chavalas con chancletas y pantalones cortos con pinzas. Unos dos millones de Ray Ban y I-Phones. La sensación de que al 90% de los asistentes la música les importa un mierdón y luego vas y te cruzas con un tío con una camiseta de Swervedriver o de Sparklehorse. O ves gente llorando en el concierto de los Swans.

Estos son los conciertos que más o menos pude presenciar. Sin orden ni concierto.

Oneohtrix point never: A esa hora tocaban PiL en uno de los escenarios grandes, pero yo y unos cuantos nos quedamos a ver a Daniel Lopatin. Algunos problemas con el PC no deslucieron el envolvente set del ruso, que se acompañó con unos audiovisuales muy bonitos. Fue bastante mejor que cuando estuvo tocando en el auditorio de Caja Madrid. Calculo que un 80% del concierto estuve con los ojos cerrados, sintiendo la falta de gravedad.

Betunizer: El lunes no es un día que se preste mucho a escuchar a estos fieras, pero no estuvo nada mal. Nada nada mal. Yo diría que es el mejor concierto que les he visto. Cada vez suena todo más raro y agresivo y rítmico y espeso. Este grupo ha pillado la onda, como cuando Jordan se liaba a encestar todo lo que tiraba. Así es como están Betunizer ahora mismo, con un porrón de temas nuevos que suenan de maravilla.

Bullit: El mismo día que Betunizer, Bullit dieron un fantástico concierto. Tengo una debilidad personal con este grupo. Me encantan tanto en disco como en directo. No inventan nada pero sus canciones suenan frescas como si nunca hubieran existido unos Jawbreaker o unos Samiam. Tocó el bajo Max de No More Lies, al que hacía como seis años que no veía.

The Fresh and Onlys: No los conocía de nada pero gente cuyo criterio tengo bastante en cuenta me los había recomendado. Me gustaron bastante. A medio concierto me encontré con unos amigos que hacía tiempo que no veía. A ellos también les gustó bastante. Tocaron al lado del mar y ya estaba anocheciendo. Fue un momento guay.

Low: Jodidos clásicos. Ya llevamos unos cuantos discos y unos cuantos conciertos de los de Duluth y la cosa no decae. Poco a poco han ido construyendo una de las mejores carreras artísticas de entre los músicos de su generación. Niños mimados del público del PS, sus conciertos se siguen con atención reverencial y cada canción nos pone los pelos de punta a todos. Para el recuerdo queda el tramo final con “Murderer”, “Sunflower” y “Canada”.

Nisennenmondai: El sonido que se escuchó a las cinco de la tarde en el Poble Espanyol no permitía apreciar muchos de los matices que añaden profundidad al kraut rock de las niponas Nisenenmondai, pero aún y así consiguieron que todos nos metiéramos en el concierto, flotando hacia el espacio con el sol a nuestra espalda.

Glenn Branca Ensemble: Uno de los platos fuertes del festival. Cuándo volveremos a tener oportunidad de ver al jodido Glenn Branca? Nunca, seguramente. Era difícil estar a la altura de las expectativas, pero Branca y su Ensemble lo estuvieron, ya lo creo. Los épicos desarrollos instrumentales sonaron a gloria aquella noche, con momentos puntuales en los que parecía que la Tierra se iba a partir en dos. Un poco más de volumen no hubiese venido mal, pero con todo el concierto fue de los que recordaremos mucho tiempo.

Factory Floor: Bastante menos oscuros y krauties que en disco, su actuación supuso un pequeño fiasco. No les culpo por centrarse en la faceta más festiva de su discurso pero no me esperaba que tiraran por la vía fácil.

Berlinetta: Los madrileños mostraron ganas y buen instinto para las melodías. Lástima que su post-punk de guitarras quedara deslucido por su ubicación en los horarios (las cinco de la tarde!). Esperemos poder verles en una sala y horarios más favorables.

Mountains: Fantástico concierto el que dio el dúo de Brooklyn ante poco más de treinta almas. Cumpliendo las expectativas generadas por lo escuchado en sus dos últimos discos para Thrill Jockey, Mountains gozaron de un sonido exquisito para desplegar su arsenal de texturas droneras que en ningún momento cayeron en la autocomplacencia.

Male Bonding: Grupete de tres al cuarto con tatuajes y gorra plana del que afortunadamente nadie se acordará dentro de cinco años. Ahora llevan otro guitarra que no aporta absolutamente nada a lo que hacían antes.

Dan Melchior und Das Menace: Maravilloso concierto oscuro, peligroso, de raigambre blues y ejecución punk. Melchior se alejó bastante de lo que hace en disco (el marciano, básicamente) y hizo un concierto de rock n roll. Canciones largas, ejecutadas con precisión, guiadas en todo momento por la portentosa y peculiar dicción dylaniana de Melchior. Gol por la escuadra.

Shellac: A estas alturas los shows de Shellac (quién nos lo iba a decir hace nueve años?) son un ritual parecido a cuando Arévalo hacía su aparición en el “Un dos tres”: sabes lo que va a pasar y el orden en el que van a pasar las cosas, pero la magia sigue ahí. Una lástima que los conciertos de Shellac en el PS sirvan de excusa para que algunos descerebrados se junten con el único objetivo de armarla bien gorda.

Half Japanese: Decepción mayúscula, cuando se rejuntan cosas del pasado y se sitúan en un momento histórico distinto puede pasar esto. Si no supiera quién era Jad Fair no habría aguantado ni diez minutos. Quién habría pensado que las canciones de este hombre se podrían tocar de una manera plana, aseada, aburrida y apuretada?

Kode9 plays Burial: Quizá no era el mejor momento para disfrutar de las oscuras composiciones de Burial, pero sirvió para comprobar que nos espera una nueva obra maestra.

Gonjasufi: Como definió un amigo más sabio que yo: “Bad Brains de tercera división”. Eso.

Einsturzende Neubaten: Sin ser un gran conocedor de la obra de Blixa Bargeld y sus muchachos, disfruté un montón con su pase. Los Neubaten demostraron que es posible ser alemán, tener clase, estar cabreado y hacer música oscura y elegante a la vez.

Swans: A lo largo de nuestro periplo como espectador de conciertos de música en vivo, muy pocos de ellos pueden describirse como apoteósicos, pero el de los Swans fue sin duda uno de ellos. Michael Gira abrió su alma para que pudiéramos verla. Quedó demostrado que es negra de cojones y que en ella no pueden crecer ni las flores ni los árboles. De repente el recuerdo de un millón de bandas que alguna vez sonaron parecidos a los Swans (como Mogwai, que estaban tocando a la misma hora en otro escenario) quedó reducido a chiste sin gracia. Concierto histórico de los que engrandecen un festival.

Julian Lynch: Decepción con todas las de la ley. Reconozco que es difícil llevar al directo las canciones de este hombre, pero lo que vi en los tres primeros temas de su concierto no me gustó nada.

Pissed Jeans: El punk rock descoyuntado de Pissed Jeans logró sacudir los maltrechos cuerpos (tercer día de festival!) de todos los que pasamos de Animal Collective para ir a verlos a ellos. Nos lo agradecieron con un buenísimo show que demostró que Matt Kosloff es uno de los frontmans más genuinamente estrambóticos que han surgido del punk rock underground en los últimos años. Hay muchísimas bandas que suenan mucho mejor que ellos y cantantes que cantan mejor, pero a ellos les importa un cagarro. Ellos van a lo suyo y a mí me gusta que así sea.

DJ Shadow: La clásica jugada sucia que sucede en los festivales: un cambio de horario del que no te enteras. Me robaron tres cuartos de hora de DJ Shadow porque no tengo Twitter, HQJ (Hay Que Joderse). Además me encontré con unos amigos que estaban igual de emocionados que yo ante el concierto de los Swans que habíamos visto unas horas antes. Decidí quedarme con ellos y escuchar al Shadows de fondo mientras pasaba gente con la nariz manchada de blanco y mirando su móvil como si contuviera Información Importante.

viernes, 10 de junio de 2011

Michael Chapman


Michael Chapman
"Trainsong: Guitar Compositions 1967-2010"
(Tompkins Square, 2011)

Reseña corta:
JOHN FAHEY.

Reseña menos corta:
Con el por lo general bastante fiable seal of approval de Thurston Moore (Chapman prepara disco para Ecstatic Peace) nos llega este maravilloso recopilatorio que sitúa a Michael Chapman entre los grandes del fingerpick que combinaron con maestría la vanguardia y el primitivismo de raíz folklórica. Si sois fans de John Fahey, Robbie Basho o Jack Rose lanzaros a por este disco de cabeza porque vais a disfrutar como un niño con padres nuevos. al igual que los monstruos citados anteriormente, Chapman arrima sus hipnóticos desarrollos guitarrísticos al folk, al blues, al ragga de raíz hindú, al new age (post rock?).. Piezas complejas se combinan con otras más melódicas. La variedad estilística contenida en las cerca de cincuenta canciones aquí incluidas es verdaderamente remarcable. Un verdadero viaje musical que resume cuarenta años de carrera musical de un artista que merece todas las reivindicaciones artísticas que se le puedan brindar.

Lo podeis descargar de esta página.

jueves, 9 de junio de 2011

"Friends of God"


"Friends of God"
(Alexandra Pelosi, 2007)

Como bien sabeis, en nombre de la religión se pueden hacer muchas cosas: despreciar a las mujeres, incitar al odio entre los pueblos, combatir la libertad individual, mutilar el cuerpo humano, negar las evidencias científicas.. Sin embargo el hecho religioso no sólo no va en retroceso sinó que en algunas partes del mundo la influencia del credo religioso en la toma de decisiones va en aumento. Sin ir más lejos, hoy juraban su cargo los miembros del gobierno de la Generalitat valenciana y lo hacían frente a un crucifijo de madera que alguien ha tenido los santos cojones de poner allí enmedio.
El auge de los llamados cristianos evangélicos en la potencia hegemónica mundial (los EEUU) es motivo de preocupación para los ciudadanos laicos del mundo. Mientras que los laicos aceptamos sin problemas convivir con ciudadanos de confesión cristiana, musulmana o judía, los grandes líderes de estas tres confesiones no aceptan que alguien tenga unos valores distintos y pretenden imponerlos emplenado para ello una variedad de estrategias impresionante. De esto es lo que trata este magnífico documental de Alexandra Pelosi (hija de la primera mujer en ser presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi). "Friends of God" presenta datos como el siguiente: 54 millones de americanos niegan la evolución de las especies y ven el creacionismo como una teoría científica igual de válida que las de Darwin o Lamarck. Una parte de mí se parte de risa al leer este dato, pero mi mitad más políticamente consciente se acojona de veras. El desfile de fanáticos religiosos es igualmente divertido y preocupante a partes iguales: un matrimonio de una zona rural de Kentucky que tiene 13 hijos que son educados siguiendo exclusivamente las enseñanzas de la Biblia, en casa; los skateboarders for Christ; el cràpula de Ted Haggard y demás telepredicadores; christian stand up comedy; educadores infantiles que se dedican a lavar el cerebro a los chavales para que crean en la teoria del diseño divino, el creacionismo. Muchos ejemplos de esa América profundamente empobrecida culturalmente que no aparece en las pelis de Woody Allen pero que tiene un peso electoral muy grande.
Totalmente recomendado (por desgracia no hay subtítulos en español)

Encontrareis los enlaces de descarga en esta página.

lunes, 6 de junio de 2011

"Our Band Could Be Your Life"


 Cualquiera que haya leído el fantástico libro de Michael Azerrad "Our Band Could Be Your Life" puede citar los títulos de los trece capítulos sin problemas:

Minor Threat
Sonic Youth
Dinosaur Jr
Fugazi
Big Black
Hüsker Dü
The Replacements
The Minutemen
Butthole Surfers
Beat Happening
Mission Of Burma
Mudhoney
Black Flag

Cada una de las bandas que aparecen en la lista tuvo su parte de responsabilidad en el surgimiento de una filosofía creativa que demostró que podía funcionar al margen de la industria mainstream. Las bases de esta manera de entender la creación artística mantienen plenamente su vigencia, a pesar de que algunos sellos multinacionales sean más atrevidos ahora que hace 25 años.
Village Voice ha rendido un merecidísimo homenaje a este impactante libro (de lectura absolutamente obligada para cualquier aficionado al rock independiente) y ha charlado sobre él con algunos músicos de la escena actual (Ted Leo, Dan Deacon, el tio de Titus Andronicus). También se hicieron una serie de conciertos en Nueva York en el que distintos grupos hacían versiones de los grupos que aparecen en el libro.
Lo podeis leer aquí.

sábado, 4 de junio de 2011

Bukowski en el Primavera Sound, que no?


Asistir a un festival de música de estos grandes que te cagas con más de 200 grupos (literalmente, más de 200 grupos) puede provocar que a mucha gente -joven y guapa, en la mayoría de los casos- se le desplace ligeramente la superficie craneal y acabe haciendo lo que nuestro simpático redactor invitado ha tenido a bien recopilar en la siguiente narración. Me gustó tantísimo cuando la leí en uno de esos foros de dios, que pensé que estaba escrita por el mismísimo Charles Bukowski. Le pedí permiso para publicarla aquí y él accedió muy amablemente.
Aclaro que la experiencia que tuvimos nuestro simpático redactor invitado y yo fue muy pero que muy distinta.  

JUEVES

- Primero Toundra. Impresionantes, y uno de los mejores conciertos del día. Tantas guitarras, y sonaba bien.

- Triángulo en la zona VIP. Es posible que fuera porque estuviéramos lejos, pero la cosa sonaba mucho más poppy que de costumbre. Mi experiencia me ha dado un concierto fantástico de estos por cada concierto regulero, y creo que tocaba el regulero.
- Blank Dogs. Misma base todo el rato. A ratos sonaba a lo mejor de New Order, pero otros ratos, a garrafa. Me cansé.

- Ratito de Thelematicos. Divertidísimos, como se esperaba en el disco, con canciones cortas. Tan cortas, que en nada estaban con "Vivo en una montaña" y acababan.

- Vuelta a Blank Dogs. Cuando volví, la base que llevaban usando toda la hora como ritmo seguía ahí.

- Vuelta a la zona vip a tomar diecisiete cervezas más. Of Montreal se ven haciendo el ganso y haciendo lucha libre.

- Fresh & Onlys. Chascazo del quince al ver que no eran capaces de defender tan magníficas canciones. Buscaba a las melodías como quien busca a Wally. Desistí. Me escapé a...

- Seefeel, que estaban dando un señor concierto, con, esta vez sí, todos los instrumentos funcionando. El look señora del campo de la frontman me tenía hipnotizado, pero la música era aún mejor. Cuando tocaban la primera del Quique el amigo que me encontré me hizo dejarlos para...

- PIL. Que no me estaba gustando tanto como el en fib 2010. Quizás sea porque era muy pronto, quizás por la falta de alcohol (que se notaba en el público), quizás porque en el FIB apostaron por un show contínuo de descerebre post punk lleno de blanco y negro, y aquí no ocurría. Así que aguanté lo suficiente para...

- Oneothrix Point Never. Que era una idea estupenda y un sonido ambient estupendo... si no se hubiese entrecortado contínuamente. Parece que fue culpa de su portátil, o de su mezclador; culpa suya anyway. Buena atmósfera, por el resto.

- Zona VIP. Diecisiete cervezas más, y una hamburguesa. Comienza Grinderman. Me gusta, y me gusta mucho ver a Nick Cave, furioso, junto con Warren Ellis el que no hace comics. Pero tengo demasiada curiosidad por ver a Glenn Branca...

- ... que resulta ser una apisonadora. Un concepto un poco raro lo de dirigir guitarras y batería (que llevaban partitura todos y cada uno), pero un resultado muy chulo. A destacar el propio Glenn Branca, un tipo divertidísimo.

- Quiero ver a Das Rascist pero me da una bajona tremenda. Épica. No puedo con mi cuerpo. Quiero morir. Quiero dormir. Me tumbo en el cesped, comienza Caribou con un show parecido a los últimos, me duermo un rato, mi espalda descansa. Despierto, suena "Sun". Me estiro, me voy tranquilamente al pitchfork.

- Gold Panda da un set muy efectivo, pero sin duda la que parte el bacalao es "You". Fascinante en directo, un slow disco que bailo rodeado de guiris rubias, felices. Me encuentro a una panda de amigos muy animados.

- Nos vamos a lo que queda de Lüger, que es magnífico a esas horas, incluso mejor de lo que recordaba a este grupo. Ingleses con los que voy dicen "parece un grupo de los 70". Las pillan al vuelo.

- Pierdo el conocimiento y la memoria. Por las fotos parece que estuve en Factory Floor y que me lo pasé muy bien.

- Recupero la memoria para un John Talabot estupendo que acaba demasiado pronto, repentino, ni idea de por qué.

- Nos damos la caminata todos los de Talabot para llegar al final de Girl Talk, con un Imagine cantada por todos. Vuelta al metro. Muero.

VIERNES

- De alguna forma, logro despertar en el hostal. Pienso en los conciertos del parque, pero tengo el cuerpo del revés. Nos hicieron una ñapa en el hostal y tenemos que cambiar de habitación en un rato. Me meo vivo, me despierto, espero a mi amiga pacientemente, y ya espabilado, nos vamos a desayunar. Vuelvo a morir y de nuevo me despierto en mi habitación, a las 3 y media de la tarde, con el tiempo justo de pegarme una ducha, vestirme, y pedir por favor en un restaurante cercano que me den de comer, terminar, y darme la carrera al Forum.

- Aias son monas y poppies. Y eso. Monas y poppies. Nada más. Sonríen. Son monas.

- Voy a Lichens. Media hora de experimentación con sonidos analógicos y juego con loops. Fascinante.

- Vuelvo a la zona VIP a beber una cerveza, claro. Bueno, dos. Terminan unos Avi Buffalo potentes, que me da rabia haberme perdido en su totalidad. Me bajo a Monochrome Set y me encuentro a mi compañera de habitación.

- The Monochrome Set hacen un... set donde sólo hay una canción de su segundo disco, mi favorito. Da igual. Su estilismo es tremendo, pero su directo también, y suenan compactos, seguros, como si se cayesen bien. Me encantó.

- Vuelvo a la VIP, cervezas, voy a James Blake tras saludar a unos cuantos foreros [muchas de las partes de la zona VIP fueron de saludar a foreros, pero ni me acuerdo de los nicks ni de las caras]

- James Blake parece dar un conciertazo. Está petado. Intento moverme hacia un lado: imposible. Hacia al lado del mar: no se oye. Frustrado, me largo a Wolf People.

- Wolf People dan exactamente el directo que me esperaba, aunque me faltó conocer más su repertorio. Muy monos, muy buen grupo.

- Voy a Pere Ubu que tocan su primer, y quizás mejor, disco. Empiezan con dos singles, siguen con el disco a capón, presentándolo de forma divertida y algo inquietante. Conciertazo.

- Vuelvo a la zona VIP a comer y beber. Luego pienso, qué cojones, y me voy a coger sitio para Belle & Sebastian.

- Escucho a B&S como buen fan, y sobre todo, como buen fan de su segunda etapa. Me cuesta entrar, pero al menos entro, no como todos los de mi alrededor, gente seta que no paraba de hablar. En este momento no me puedo mover. Pienso qué cojones y canto y bailo y salto y que el mundo se acabe. Me río con Stuart Murdoch, me emociono con Sleep The Clock Around.

- Bajo a ver a Explosions. Me voy a la barra. Espero. Espero 10 minutos. 15. Empiezan. Sigo esperando. Terminan la primera. Doy un grito al cabo de un rato, nadie me hace caso, y me atiende un camarero con los ojos claros más hipnóticos que recuerdo. Ya con mal cuerpo itnento pillar un buen sitio para ver a los EITS, pero es imposible. A la izquierda la gente habla, a la derecha también, y yo estoy agotado, muy cansado, derrotado, agobiado de esa puta mierda de público que me iba a amargar los conciertos que más esperaba. Me siento en las gradas e intento aislarme, con la cerveza, respirando hondo, y es muy difícil, pero más o menos lo consigo.

- Tengo curiosidad por el Dj Set burialesco de Kode 9. Curiosidad satisfecha: me duermo. Me vuelvo a subir a la zona VIP.

- Pulp tocan Disco 2000. Pulp tocan This is Hardcore. Pulp tocan más cosas. Pulp llegan a Common People, y con el nuevo amigo que me encontré en la zona VIP, empiezo a bailar... y me siento igual que cuando le echaba todo el entusiasmo posible para bailarla en el Ocho y Medio, aunque la canción estuviera quemada. Se me amarga el concierto pensando en lo programado que está todo, lo calculadamente nostálgico que es la sucesión de monochrome set, pere ubu, pulp. Me bajo a Jamie XX.

- SESIONAZA de Jamie XX. Voy a ver como es Battles, me lo pienso mejor, y me quedo con Jamie XX hasta el final, disfrutando como una perra.

- Ya me quedo en el pitchfork para bailar a Lindstrom. Me pongo por delante. De repente estoy rodeado de maricas y pienso que esto es como una sesión de una discoteca de Chueca, pero en bien. I feel Space. Maravilla. Subidón. Termina, a casa, y a dormir. Llego a las 6 y cuarto a la habitación.

SABADO
- La zorra de mi amiga va a quedar con otra, y vuelve a ducharse durante una hora, secarse el pelo y demás. 48 horas después la volvería a amar, pero en ese momento, a las 10 y media de la mañana, la odio como a las urracas que me despiertan en verano. Me despejo, enciendo el twitter, y leo a una amiga "¿alguien para Espanto esta mañana?". Hm, siempre se me escaparon, y Espanto es uno de esos extraños casos de grupos a los que conozco personalmente ANTES de escuchar su música. Me pillo un café que me tomo en el metro, acabo en el parc, y GAF están dando un bolazo ruidoso. Con una cerveza gratuita gracias a un par de chavales a mi lado que confundieron a los camareros con esto de ser VIPs, me voy a ver a Espanto, con un público mayormente integrado por amigos.

- Espanto tocan con más parafernalia y ruido que nunca. Imperfectos, pero da igual. Las canciones son estupendas, las letras son maravillosas, y soy un poco fan aunque sea porque ella me cae fenomenal. La amiga con la que quedé llega, cantamos juntos alguna letra, terminan, saludo a Teresa y la conversación parece parte de una canción de Espanto. En vez de a Espaldamaceta & Cuchillo, me voy al bar de la esquina a pedir un bocata de lomoqueso.

- Sí, suenan contínuamente Espaldamaceta y cuchillo, pero soy incapaz de analizar lo que escucho: no he dormido un carajo. Me voy a coger sitio en Comet Gain mientras tomo el bocata (para envidia de la cantante, en serio, vaya miraditas que le echaba). Conciertazo. Maravillosos. A ratos me mareo porque el sol empieza a salir, pero luego vuelvo y me animo de nuevo.

- Dan Melchior hace otro conciertón mañanero de cagarse. Sentado, relajado, sin mucha gente, su parafernalia me llega con claridad y facilidad.

- Tennis no sólo se parecen musicalmente a Fairground Attraction: la tía parece obsesionada con Eddi Reader en su estética. El concierto un coñazo bajo mi punto de vista, y a la media hora me largo, caminando, con dos cojones, al forum.

- Me equivoco de escenario y acabo en el Adidas. Doy un par de canciones a Pájaro Jack, que musicalmente tocan de maravilla, conjuntados, sutiles, pero no aguanto la voz del chaval. Me largo al lado, al jager vice, a ver a Disco las palmeras.

- Disco las palmeras son la primera apisonadora del día en ese fabuloso escenario, donde me pedí la primera cerveza provista por mr ojos claros del día anterior, que me miraba no sé si compasivamente o con instinto asesino. En el concierto tampoco me acaba de convencer la voz, pero en cuanto el sonido se compacta todo suena magnífico. Pero me tengo que ir, que empiezan The soft moon.

- The Soft Moon, con el viento, magníficos, maravillosos, y ahí Risingson Carlos baila, tan cansado, siempre atento a sus tonadas. Bailo como si me hubiesen inyectado adrenalina, que es lo que hacen con sus bases electrónicas y atmósferas oscuras, consiguiendo con el sonido un puto eclipse en el escenario levante. Emocionado, termina, y me voy otra vez a la Vice.

- La débil me sorprenden muy positivamente. Sin estructuras convencionales, usando también el ruido, arriesgándose con todo tipo de rupturas a mitad de concierto, me vuelven a dejar sin habla. Tres conciertos seguidos, tres putos conciertos de la vida.

- Tengo demasiada curiosidad por tune yards. La tía aparece en el escenario hecha una mamarracha, y soltando gritos al igual que en el disco, perfectamente afinados. Me sorprende que logren sacar esas canciones adelante, pero por otro lado me irrita el toque perriflauta que tiene de fondo. Desconecto del concierto al cabo de unas cuantas canciones, y me voy a la zona VIP.

- Me tomo las últimas cervezas que me tomaría en esa zona, y me voy a verlos desde más cerca. Milagrosamente, me encuentro con el amigo con el que más conexión musical tengo. Vemos un rato Fleet Foxes, muy bien conjuntados, afinados, con sus corillos, y se me cae un poco el mito del disco porque, de alguna forma, no me funciona en la San Miguel. Quizás sea porque esté un poco lejos, pero a esas alturas ni me apetecía moverme, y estaba harto de estar solo en todos los conciertos. Me voy con mi amigo a Gonjasufi. "¿Qué dices, Album Leaf? Album Leaf sabes qué van a hacer, no van a ser ninguna sorpresa, y en cambio Gonjasufi puede ser una sorpresa".

- Efectivamente lo fue. Para mal. Un desastre que quería intentar epatar con el guitarreo, torpemente mezclado con las bases, y con un micrófono que sonaba fatal por pura culpa del propio Gonjasufi. Al menos escuchamos a Las Grecas, pero me arrepentí enormemente el haberme perdido a Album Leaf.

- Nos damos cuenta de que vamos a estar casi toda la noche pateando, y nos resignamos. Vamos a Einsturzende, y ahí vemos un rato mientras que las amigas que se nos juntaron, directamente, se aburren. A ratos entramos en el concierto, hipnótico, fascinante, a veces hasta coreografiado. Pero nos apetece ver a Money Mark.

- Money Mark está vacío, como los viejos primaveras. Es simpático, toca bien, hace sus baladas, nos gusta pese a que suena más a lo fi que a funk. Aprovechamos para sentarnos, tomar unos perritos, unas cervezas. Nos vamos a Matthew Dear.

- Matthew Dear comienza regulero, pero va subiendo subiendo y subiendo hasta conseguir una magnífica traca final. Nos hipnotiza. Pero hay que ir a Mogwai.
- Logramos pedir cerveza , copas y demás, y cuando me tomo la primera (a estas alturas del festival estaba acostumbrado a pedir de dos en dos), comienzan con white noise. Me encanta el setlist, me encantan ellos, y pese a que a la derecha tienen una sobredosis de m bastante importante (y no paraban de echar bolsitas a la cerveza), la verdad es que nos toca un público envidiable. Mogwai fears satan, nos cagamos por la pata abajo, y éste quiere irse . Auto Rock, y ya nos vamos.

- Llegamos a Odd Future, estos hacen el bestia, hacen el ganso, y pensamos que mola, pero molaría más si se oyesen todos los micrófonos... y si nosotros entendiésemos algo. Nos subimos a la psicodelia de Animal Collective...

- ... a quienes damos unas cuantas canciones de cancha. Nos encontramos a más gente. Nos alejamos del gentío. En realidad no me está sonando demasiado mal, pero no tengo el cuerpo para meterme en el concierto. Nos largamos a Pissed Jeans.

- Pissed Jeans tienen una propuesta punk salvaje, desaforada, ruidosa y cacofónica. Y eso, tienen una propuesta punk y tal. Sí, pillamos la propuesta. Sí, que pillamos el chiste. Que sí. Que vale. Vamos a ver a Suicide Of Western Culture.

- Suicide of Western Culture logran cargarse mis dos favoritas del disco. Nos largamos a Dj Shadow.

- Dj Shadow tiene el huevo puesto, pero no parece haber empezado. Cuando nos colocamos entre el público (no pun intended), empieza el drum n bass. Luego el organ donor. Luego mi favorita de toda la puñetera carrera de dj shadow, high noon. Maravilloso. Y de repente, fin.

- Nos vamos a la Pitchfork. Estamos rendidos. Nos quedamos por pura fe en kode 9. Aguantamos el final de Black Angels, aguantamos un poco más. En las escaleras no podemos ni movernos. Empieza Kode 9, nos levantamos, disfrutamos, suena Julio Bashmore y nos emocionamos, sigue, sigue, y cuando son poco antes de y media decidimos irnos antes de que el metro se pete.

- Me despiertan a las 10:30. De alguna forma logro levantarme, nos vamos a desayunar, y luego a la tienda del CCCB. Estoy derrotado, quedamos con un amigo, tomamos unas cervezas, otras, luego unas tapas, me tomo dos cafés con él, me voy al aeropuerto, me divierto con el Grindr dentro de él, el avión se retrasa una hora, llego a Madrid, llego a Nuevos Ministerios, de ahí logro coger un cercanías al pinar de las rozas donde tengo el coche, y llego a casa a las 12 y media. No puedo dormirme. Juego a la DS. Me duermo. Hoy tengo el día menos productivo de mi vida.