lunes, 4 de abril de 2011

Wolf Eyes


Wolf Eyes
"Dread" (American Tapes/ Hanson, 2001)
"S/T" (Hanson/ Bulb, 1999)

Ojos de lobo. Los ojos del lobo. Ese brillo que hace que la distancia se acorte, el pulso se acelere y se te seque la lengua.
El primer disco que escuché de Wolf Eyes fue "Human Animal", el disco que sacaron en Sub Pop hace unos cinco años y que me abrió la puerta a toda una -para mí- nueva generación de grupos cuyo principal argumento creativo era el ruido, la oscuridad, la experimentación más primaria. Byron Coley hizo un certero análisis de esta generación de chiflados cuya música -a diferencia de otras corrientes musicales surgidas del underground- jamás de la vida podrá ser absorvida por el mainstream convencional. Coley venía a decir que así como el hardcore surgió como reacción al mierdismo reinante durante la administración Reagan, la nueva generación de ruideros-hijos-de-la-mugre lo era de la administración Bush. En el fondo cualquier manifestación artística tiene una lectura política.
Wolf Eyes fueron de los primeros grupos de este movimiento en documentar su periplo discográfico como una especie de Gran Hermano, al estilo de lo que hacían los músicos de la escena Free Jazz en los 60 (no en vano, Wolf Eyes colaboraron con Anthony Braxton en un disco que lleva por elocuente título "Black Vomit"). Paralelamente a la consolidación del MP3 y las nuevas vías de intercambio y distribución de música subversiva, contracultural y tocacojones, Wolf Eyes proponían una nueva manera de entender la edición discográfica, una suerte de work in progress imparable y constante. Una especie de bola de nieve pesadillesca llena de mocos y sangre en forma de discos, etc. El espectador podía seguir el trabajo del grupo muy de cerca, porque el grupo editaba cassettes, splits, CDRs y discos sin descanso. Los de Michigan entienden los LPs y los conciertos como parte de algo que va más allá, una gran performance artística (como cuando Nam June Paik pintaba mojando su cabezota en un pote de pintura) que no deja de ser un sonoro FUCK YOU al establishment musical en general. Se puede argumentar que todos estos grupos en el fondo no inventaron nada que no se hubiera dicho o hecho en la No Wave, en el Free Jazz o en la música industrial más inhumana (Whitehouse), pero en mi opinión el mérito artístico de Wolf Eyes está fuera de toda duda.
Hoy incluimos un par de discos de la primera etapa del grupo (hace casi diez años!), a modo de introducción al universo ojolobesco (si teneis un poco de dolor de cabeza o vuestra novia está por casa casi que mejor lo dejais para otro dia). Tanto en "Dread" como en "Wolf eyes" (que recopila algunos de los primeros EPs del grupo) el nivel de improvisación y de "mugrerismo" no están muy subidos: bases repetitivas y así como descoyuntadas. El animal se acerca cojeando. Incluso se pueden reconocer algunas voces e instrumentos, algo de lo que te puedes olvidar en etapas posteriores del grupo.
Si os gustan ya pondremos más.

Os dejo un youtube de una etapa ligeramente posterior (2005) pero que sirve para hacerse una idea de cómo estos tipos le sacan las tripas a la suciedad.

Wolf Eyes

Dread 1
Dread 2

No hay comentarios: