jueves, 15 de abril de 2010

Batalla de Mixtapes #1


Un Gran Follón os necesita para montar un follón de mixtapes. Enviad vuestros zips en forma de cassette virtual con su duración de una cara de 90 o de una cinta de 60 por las dos caras, lo que prefirais. Enseñad esas canciones que os ponen la piel de gallina y que no conoce ni el Tato. Sacad aquella cinta que hicisteis para ligar o para haceros los guayones con vuestros colegas de la facultad. Las que hicisteis para aquel colega que no sabe quién son 13th Floor Elevators o A Tribe Called Quest. Todo aquello que creais que tiene algún valor arqueológico-musical-festivo, enviádmelo a:

Que empiece la Mixtape Battle! Celebration times CAMÓN!

Nuestro buen amigo Carlos tiene el honor de dar el pistoletazo de salida con una sorprendente cinta de pigmentación oscura (Joe Bataan y unos colegas en la foto). Digo sorprendente porque me esperaba/temía una mixtape de pop o alt country o cosas de éstas. Bien por él. Vamos allá. Que la disfruteis.

"Esto de ponerle a todo el prefijo latin o afro me da bastante por el saco. Porque en realidad, la música de raíces negras a base de bongos y viento es en esencia toda africana, igual que lo es el pop o el rock si nos ponemos puristas. Estas etiquetas se ponen fundamentalmente para que los occidentales nos situemos pero yo me pregunto si eso no es simplificar demasiado, si no sirven también para reducir el mundo y ponerlo a nuestro alcance. Lo que está claro es que nos hacen imaginar un mundo mucho más pequeño. Porque los géneros de verdad son otros, y cada uno tiene su historia y sus figuras: cumbia, bugalú, salsa, mambo, charanga o los miles de estilos tribales con influencia del jazz y el soul estadounidense a los que los africanos han superpuesto su particularidad polirrítmica, aquella que le da a todo un aire de comunión religiosa y que nos hace venir ganas de invocar a Yoruba para pedirle que incendie de una puta vez el Congreso de los Diputados. ¡Haz el favor, Yoruba! Da igual, el caso es que me pasé bastante rato pensando qué nombre ponerle a una mixtape cuyas canciones, esencialmente, lo único que tienen de nexo son los bongos y la sección de viento. Y si no puedo poner “afro” ni “latin” para no defraudar a sus autores, entonces cómo coño la titulo para que me entendáis: pues fácil. Bongos y Viento. Ese es el meollo del asunto. Y ahora, ya podéis poneros todos a gozar inmediatamente. Congas allowed."







No hay comentarios: